Paisaje-02
Paisaje-03

Los félidos han servido como especies sombrilla con fines de conservación debido a sus necesidades ecológicas que incluyen grandes áreas con hábitat bien conservados y  con abundancia de presas (Noss and others 1996; Schonewald-Cox and others 1991; Weber and Rabinowitz 1996). Sin embargo, estas mismas necesidades los hacen vulnerables a diferentes amenazas y por ello muchas especies de félidos están disminuyendo en Colombia y en el mundo (IUCN 2006; Schonewald-Cox and others 1991; Weber and Rabinowitz 1996).

Las especies sombrilla difieren de otros indicadores de biodiversidad ya que sirven para especificar no solo el tipo de hábitat sino también el tamaño del área a ser protegida (Caro and O’Doherty 1999). También sirven para identificar áreas prioritarias de conservación a gran escala puesto que incluyen poblaciones de otras especies que cubren su misma área de distribución (Caro 2003; Lambeck 1997; Roberge and Angelstam 2004). Sin embargo, una limitante a este tipo de acercamiento en gran escala es que el detalle local de los hábitats y la distribución de sus especies no se resuelve (Kerr 1997) y no todas las especies se benefician por igual (Caro 2003).

Por otro lado, el uso de especies de mamíferos para la protección de reservas, no implica necesariamente la conservación de áreas ricas en animales invertebrados (Ozaki and others 2006), y es por esta razón que es crucial la investigación en campo en los esfuerzos de conservación, ya que sin información base de las especies es imposible llevar a cabo la planeación y el manejo efectivo de la conservación (Kerr 1997; Ozaki and others 2006; Weber and Rabinowitz 1996). El conocimiento de la ecología local y de la historia natural es fundamental para las estrategias de conservación; no puede ser reemplazado por criterios generales que impliquen arriesgarse a tomar decisiones equivocadas. (Nebbia and Zalba 2007)

Foto jaguar mano
Foto huella
Foto campo

La falta de información en Colombia sobre las poblaciones de los félidos, de sus presas y de los ecosistemas que habitan ha impedido el diseño de estrategias efectivas para su conservación. Por lo cual es imperativo establecer soluciones viables para poder conservar a los félidos que incluyan elementos que mitiguen la presión generada por la falta de hábitat y que permitan alternativas productivas que reduzcan las oportunidades predatorias resultantes de sistemas productivos inadecuados o del mal manejo del ganado (Valderrama Vásquez 2007).