ReinoAnimalia
FiloChordata
ClaseMammalia
OrdenCarnívoros
FamiliaFelidae

Puma o León de montaña

(Puma concolor)

El Puma es denominado león de montaña por su parecido con las hembras de los leones africanos. El nombre Puma proviene del lenguaje Quechua del Perú (Guggisberg 1975e) y también recibe otros nombres como: león colorado (Amazonía, Orinoquía, Chocó, Antioquia y Costa Atlántica), leoncillo, león campa o camba (provincia de Vélez, Santander) y tigre colorado (Putumayo) (Jorgenson et al. 2006b).

El puma posee un pelaje claro y uniforme (del latín concolor). Según su distribución geográfica puede presentar una gran variedad de coloraciones, desde el pardo amarillento a rubio y rojizo, pasando por colores plateado claro y gris. Su pelaje, en general, es corto y no muy grueso, siendo en algunos casos un poco más oscuro en la región de la espalda. Presenta una coloración blanquecina en el pecho, vientre y en el lado interior de sus patas (Emmons & Feer 1997; Guggisberg 1975e). Su cabeza es pequeña con facciones faciales marcadas, sus ojos son de color verde-amarillento a café-amarillento (Seidensticker & Lumpkin 1991). Sus orejas son cortas y redondeadas de color gris a negro en el exterior. Las patas delanteras son más cortas que las patas traseras y las plantas de sus patas son relativamente grandes (Gonyea 1976).

Es el segundo félido más grande de América después del jaguar (Eisenberg 1989; Wong et al. 1999), algunos machos han llegado a pesar 120 kg (Banfield 1974). El peso promedio en los machos adultos varía de 60 a 100 kg y  puede llegar a los 2 metros de longitud total. La longitud promedio de cabeza y cuerpo es de 1 a 1.5 metros, la altura al hombro es de 60 a 76 cm y la cola puede medir de 53 a 82 cm. La especie presenta dimorfismo sexual, siendo el macho de mayor talla y peso que la hembra (aproximadamente 15% de diferencia) (Cat Survival Trust 2002; Eisenberg 1989; Nowak 1999).

Manchas

El puma tiene manchas cuando es pequeño, con el crecimiento tienden a desaparecer.
Tiene un pelaje pardo-amarillento, pero hay grandes variaciones en el tono del pelaje como el gris parduzco.

Hábitat y distribución

El puma es el félido con mayor rango de distribución en América, se encuentra desde áreas en Canadá a través de Centroamérica hasta Argentina y Chile. Se ha reportado desde el nivel del mar hasta los 5800 msnm (Caso et al. 2008d; Emmons & Feer 1997; Nowell & Jackson 1996).

El puma vive a través de una variedad de hábitat, desde bosques coníferos (pinos), bosques y selvas tropicales, pantanos, pastizales y áreas semi-desérticas. Los pumas pueden vivir en lugares muy abiertos con sólo un mínimo de cobertura vegetal. Presenta un rango de acción muy variable, debido a su gran capacidad de adaptación (Redford & Eisenberg 1992).

En Colombia se ha reportado en ecosistemas de Páramo, bosques andinos y selva tropical humeda en casi todo el territorio nacional en los departamentos de Amazonas, Antioquia, Bolívar, Casanare, Chocó, Magdalena, Meta, Putumayo, Vaupés y Vichada (Alberico et al. 2000). Originalmente, habitaba la mayor parte del país, desde el nivel del mar hasta el piso térmico frío (4800 m de altitud) (Payán Garrido et al. 2016).

h

Comportamiento y organización social

El puma es un animal solitario, aunque a veces se le puede ver en pareja. Su actividad es nocturna y diurna. Los territorios de las hembras pueden superponerse entre sí y los territorios de los machos pueden coincidir con los de varias hembras (Emmons & Feer 1997; Seidensticker & Lumpkin 1991). En Florida (Estados Unidos de América), el territorio promedio para los machos es de 440 Km² y para las hembras, 200 Km² (Rusz 2001). El hábitat del puma se traslapa con el hábitat del jaguar (Panthera onca), siendo más dominante el jaguar; en consecuencia, el puma es obligado a ajustar su territorio para evitar contacto. En regiones elevadas de los Andes, el puma reemplaza al jaguar como depredador dominante, pues el puma es más tolerante a diferentes hábitats (Eisenberg 1989).

Reproducción

Aunque la mayoría de los nacimientos de los pumas ocurren en los meses de abril a septiembre, no hay una estación del año definida para el apareamiento (Ashman et al. 1983; Lindzey 1987). Las hembras y los machos alcanzan la madurez sexual a los 2 años. Las hembras se reproducen hasta los 3 o 4 años de edad (Eisenberg 1986; Hemker et al. 1984). La gestación tiene una duración de 87 a 95 días y el tamaño de camada promedio es de 2 a 3 cachorros (Ross & Jalkotzy 1992). Las crías presentan en su pelaje manchas y rayas irregulares, que tienden a desaparecer a medida que los animales crecen (Eisenberg 1989; Emmons & Feer 1997; Guggisberg 1975e). Las crías miden de 20 a 30 cm al nacimiento, pesan entren 220 y 500 g y abren los ojos entre los 7 y 10 días (Cat Survival Trust 2002; Guggisberg 1975e; Saggese 1999). Su periodo de vida varía de 8 a 10 años, llegando hasta 12 y 13 años en cautiverio (Currier 1983; Hansen 1992).

Alimentación

El puma se alimenta principalmente de mamíferos de tamaño mediano como venados, pecaríes, monos, armadillos, borugos (Agouti sp.), ardillas (Sciurus sp.), tairas (Eira barbara), faras (Didelphys sp.) y ratones de monte. Además, caza aves, serpientes, lagartos, peces y ganado doméstico como ovejas, cabras, bovinos y caballos (Navarro & Muñoz 2000; Wong et al. 1999). Las presas más grandes las oculta bajo una capa de tierra y hojas; visita repetidamente el lugar hasta terminar toda la carne. Resulta inusual que el puma coma presas cazadas por otros animales (Hansen 1992; Iriarte et al. 1990).

Estado Poblacional

UICN: (NT) Casi  amenazado (Caso et al. 2008d).
CITES: Apéndice II (CITES 2007).
Colombia: (NT) Casi  amenazado (Jorgenson et al. 2006b).
Prohibición de caza: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Guyana Francesa, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Surinam, Venezuela y Uruguay. Cacería regulada: Canadá, Méjico, Perú y Estados Unidos. Sin protección legal: Ecuador, El Salvador y Guyana (Nowell & Jackson 1996).