ReinoAnimalia
FiloChordata
ClaseMammalia
OrdenCarnívoros
FamiliaFelidae

Margay o Tigrillo peludo

(Leopardus wiedii)

El nombre margay fue usado por primera vez por el naturalista francés Buffon. La palabra se deriva de la palabra “maragao”, la cual fue usada por un viajero para describir al animal. Esta palabra a su vez es factible se derive de la palabra guaraní “mbaracayá” que significa gato salvaje (Cabrera & Yeppes 1960). El margay también es llamado tigrillo por su tamaño y aspecto similar al del ocelote, recibe otros nombres como: macaraya (Leticia), cocoromalo (Costa Atlántica), tigrillo peludo, tigre gallinero y manigordo (Jorgenson et al. 2006c).

El margay presenta un dorso de color amarillo con filas longitudinales de manchas y líneas negras. Muchas de estas son rosetas abiertas, particularidad que ayuda a distinguir a la especie. Vientre blanco y ojos grandes (Eisenberg 1989). El pelaje de los individuos de zonas montañosas es más oscuro y denso que los de tierras bajas (Garman 1997). Se distingue por ser un félido pequeño, el peso de los adultos varía entre 3 y 9 kg., donde los machos son mas grandes que las hembras (Emmons & Feer 1997).

El margay se confunde fácilmente con el ocelote por sus similitudes en tamaño, color y patrón de manchas (Chebez 1994a; Downey 2005; Haemig 2008), sin embargo pueden diferenciarse por pequeños detalles como: el ocelote es más grande y robusto (pesando por lo menos tres veces más), aunque los margay más grandes pueden ser igual de grandes a las ocelotes hembras pequeñas. Además el margay tiene la cola más larga que los miembros posteriores, ocupa el 35 a 45% del largo total del animal que varía de los 90 cm a 120 cm, mientras que el ocelote tiene la cola más corta que sus miembros posteriores (Chebez 1994a; Haemig 2008).

Manchas

Tiene marcas negras que marcan líneas en el cuello y manchas alragadas en el cuerpo. Tiene anillos negros en la cola. Las manchas se extienden por la superficie dorsal de las extremidades y hacia el vientre que es de color blanco y en algunas ocasiones tiene manchas negras.

Hábitat y distribución

El área de distribución del margay va desde Sinaloa y Tamaulipas en Méjico a través de Centroamérica hasta el norte de Argentina y Uruguay (de Oliveira 1998b). Se encuentra asociado a bosques altos y de transición, sabanas y márgenes de ríos y caños. Normalmente ocupa hábitats ubicados a una altura no superior a los 1200 msnm, Sin embargo se ha registrado en Colombia entre los 2581 y los 2845 m (Valderrama Vásquez 2013). Aparentemente es menos tolerante a los asentamientos humanos que especies similares como el ocelote (Eisenberg 1989).

h

Comportamiento y organización social

El territorio o área de acción del margay varía entre 4 y 10 km2 (Downey 2005; Konecny 1989). Esta adaptado a una vida arbórea, sus patas son anchas, acolchadas y es el único félido que tiene articulaciones que rotan aproximadamente 180 grados, de esta manera, cuando está descendiendo de un árbol su pata trasera gira sobre el tobillo permitiendo al animal colgarse verticalmente de las ramas (Chebez 1994a; Eisenberg 1989). La cola proporcionalmente larga es también una adaptación a la vida arbórea sirviendo como un contrapeso para el salto o para mantener el equilibrio (Eisenberg 1990).

El margay es solitario y nocturno (Downey 2005; Emmons & Feer 1997), cuando está inactivo durante el día, descansa a 7-10 m arriba del suelo en un nudo de lianas o en un árbol. El margay  se adapta en hábitat perturbados por los humanos, a pesar del uso intenso que hace de bosques antiguos de crecimiento secundario. Se encuentra en bosques maduros, siempre verdes y deciduos. A diferencia del ocelote, cubre sus excrementos con hojas y tierra, dejándolos en rincones poco visibles (Emmons & Feer 1997).

Reproducción

Se ha reportado que la época reproductiva del margay es entre los meses de octubre y enero, aunque puede reproducirse durante todo el año. La camada consta de una o dos crías (Chebez 1994a; de Oliveira 1998b) después de un periodo de gestación entre 76 y 84 días, siendo este uno de los potenciales reproductivos más bajos en felinos pequeños. La cría es proporcionalmente grande al nacer, puede pesar entre 85 y 125 g, lo que sugiere un crecimiento post-natal rápido. Los estudios han sugerido que es la hembra la que asume toda la responsabilidad del cuidado de la cría (de Oliveira 1998b; Eisenberg 1989). Las crías abren los ojos entre los 11 y 16 días, son destetadas a los 8 meses y alcanzan la madurez sexual a los 2 años. El margay subsiste  y se reproduce en cautiverio donde ha llegado a vivir hasta los 13 años (Chebez 1994a; de Oliveira 1998b).

Alimentación

El margay se alimenta principalmente de roedores arbóreos como los ratones de monte y ardillas (Sciurus sp.). Dentro de su dieta también se encuentran pájaros, pequeñas serpientes y lagartos que caza durante sus expediciones nocturnas y matinales; durante el día se refugia en arbustos y allí descansa (de Oliveira 1998b; Eisenberg 1989; Haemig 2008).

Estado Poblacional

UICN: (LC) Preocupación menor (Payan et al. 2008).
CITES: Apéndice I (CITES 2007).
Colombia: (NT) Casi amenazado (Jorgenson et al. 2006c).
Prohibición de caza: Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Guyana Francesa, Guatemala, Honduras, Méjico, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Sin protección legal: Ecuador, El Salvador y Guyana (Nowell & Jackson 1996).