ReinoAnimalia
FiloChordata
ClaseMammalia
OrdenCarnívoros
FamiliaFelidae

Jaguar o Tigre

(Panthera onca)

El nombre jaguar proviene de lenguas indígenas de las selvas subtropicales: la voz “jaguara” significa carnívoro que mata su presa de un solo golpe (Liais 1872). También es llamado tigre (generalizado), tigre real (Caquetá y Vichada), tigre mariposo (Casanare, Caquetá, Guainía, Meta, Guaviare, Vaupés y Vichada), tigre pintado (Amazonas, Caquetá, Putumayo y Vaupés), tigre pintamenuda o pintamenudita (Caquetá, Casanare, Meta y Vichada), manodelana, mano de plomo (Orinoquía y Amazonía) y tigre serrano (Sierra Nevada de Santa Marta) (Rodríguez-Mahecha et al. 2006a).

El jaguar es el félido más grande de América y en relación con su tamaño el jaguar es el más fuerte de los grandes félidos (Hoogesteijn & Mondolfi 1992; Nowell & Jackson 1996). Al igual que el resto de los felinos, el jaguar está perfectamente adaptado a la visión diurna y nocturna (Hoogesteijn & Mondolfi 1992). El macho es robusto y musculoso, con cráneo grande y mandíbulas fuertes, orejas medianas, cuello ancho, tórax y abdomen rectangular en su vista lateral y con cola medianamente larga con anillos negros. La longitud total puede llegar a los 1.8 metros. Su peso oscila entre los 50 y 80 kg., aunque hay reportes de animales hasta los 158 kg. La hembra es de menor tamaño con un peso entre 35 y 45 kg. (Aranda 1990; Guggisberg 1975a; Rabinowitz & Nottingham 1986).

No hay dos jaguares con coloración o dibujos idénticos, presentan tamaños y coloraciones del pelaje diferentes. Sin embargo, presentan dos patrones generales de color, la moteada y la melánica (negra), siendo la última una condición transmitida por genes dominantes (Eizirik et al. 2003; Hoogesteijn & Mondolfi 1992). La coloración más común es la moteada y los individuos presentan un color de fondo amarillo rojizo con manchas negras circulares que pueden formar grandes rosetas encerrando uno o varios puntos negros. El color de fondo es blanco en el interior de las orejas, en la parte inferior del hocico, la mandíbula, la garganta, la parte interna de las patas y demás partes bajas del cuerpo. En la presentación melánica, el amarillo y el blanco es suplantado por un tono pardo oscuro o negro (Hoogesteijn & Mondolfi 1992).

Manchas

Tiene las características manchas negras, tipo rosetas, redondas, alargadas o rayas irregulares que se bifurcan en la cruz y vuelven a juntarse en el lomo, formando en los flancos líneas más o menos paralelas; más pequeñas en la cabeza, el cuello y las patas que en el resto del cuerpo. La cola tiene anillos en su tercio posterior. No hay dos jaguares con el mismo patrón de manchas.

Hábitat y distribución

El jaguar originalmente se encontraba desde el sur de Estados Unidos hasta el sur de Argentina (Seymour 1989; Swank & Teer 1987). Hoy en día, se le puede encontrar desde el norte de Méjico hasta el norte de Argentina (Swank & Teer 1989; WCS 2002), se encuentra extinto en El Salvador y Uruguay (Caso et al. 2008b) y se han reportado algunos avistamientos en Arizona al sur de Estados Unidos (Slown & Freeman 2004).

En Colombia existen poblaciones al occidente de la Cordillera Oriental, las cuales  se encuentran bastante reducidas (Hoogesteijn & Mondolfi 1992) y en la Orinoquia y Amazonía (Hoogesteijn & Mondolfi 1992), las cuales se encuentran en mejores condiciones (Rodríguez-Mahecha et al. 2006a).

El jaguar se ha reportado en las extensas zonas de bosque húmedo tropical del piedemonte llanero (Valderrama Vásquez et al. 2009). Estos bosques, poco intervenidos, constituyen  esenciales hábitas y corredores biológicos para estos félidos.  En la Reserva de Biosfera El Tuparro, se encuentran poblaciones estables desde el límite sur de la Reserva (río Tomo), hasta el río Mesetas, incluyendo el Parque Nacional Natural El Tuparro y su área de influencia. Hacia el sector nororiental, desde Garcitas hasta el río Bita (Rodríguez-Mahecha et al. 2006a).

El jaguar reside en gran variedad de hábitats: bosque húmedo tropical y subtropical, bosques semideciduos secos y muy secos, bosques espinosos tropicales secos y premontanos secos, bosques húmedos y muy húmedos, matorrales, sabanas pantanosas y matorrales espinosos áridos (de Oliveira 1992). Se encuentra desde el nivel del mar hasta los 2000 m y aparentemente tolera una gran variedad de condiciones ambientales. Sin embargo, se caracteriza por su estrecha asociación con hábitats húmedos próximos a cursos de agua y con coberturas vegetales densas, al igual que aquellos con presas abundantes (Durán 1998; Emmons & Feer 1997; Hoogesteijn & Mondolfi 1992; Sanderson et al. 2002; Seymour 1989; Swank & Teer 1989). Presenta una mayor densidad poblacional en la selva amazónica y menor en los límites de su distribución (Crawshaw & Quigley 1991).

h

Comportamiento y organización social

Es un animal solitario excepto en épocas de apareamiento y crianza (Emmons & Feer 1997; Rabinowitz 1986; Rabinowitz & Nottingham 1986). El territorio o área de acción del jaguar oscila entre 50 y 76 km2 para machos y 25 y 38 km2 para hembras (Hoogesteijn & Mondolfi 1992; Seymour 1989). La defensa del territorio es de tipo pasivo con marcas de olor de excretas y orina (Aranda 1995). Su actividad es nocturna por excelencia con variaciones de actividad alrededor del alba y crepúsculo, aunque puede variar dependiendo del comportamiento de sus presas (Nowak & Paradiso 1983; Rabinowitz & Nottingham 1986).

Reproducción

La información que se ha publicado  relativa a la biología de la reproducción del jaguar es escasa, aunque se reproduce exitosamente en cautiverio. Su apareamiento y nacimiento pueden ocurrir en cualquier época del año, al igual que el leopardo y el tigre. En regiones con estacionalidad marcada, la reproducción suele coincidir con los meses de máxima disponibilidad de presas y de agua. Las hembras alcanzan la madurez sexual entre los dos, y dos años y medio de edad, mientras los machos entre los tres y cuatro años (Hoogesteijn & Mondolfi 1992).

El tamaño de la camada varía de 1 a 4 cachorros, siendo más común 2 cachorros (Hoogesteijn & Mondolfi 1992). La duración de la gestación es de 91 a 111 días, con un promedio de 101 días. Al nacimiento, los cachorros tienen un peso de 850 a 865 g y tienen unos 40 cm de largo, están cubiertos de un largo pelaje lanudo de color amarillo pálido, marcado con fuertes manchas negras y redondas, líneas faciales negras y angostas. Los ojos los abren de 3 a 13 días después de nacidos (Seymour 1989). En estado salvaje los jóvenes pueden permanecer con sus madres alrededor de un año y medio a dos años de edad (Hoogesteijn & Mondolfi 1992).

Alimentación

Se conocen cerca de 85 especies en la dieta del jaguar. Las presas grandes, como dantas (Tapirus sp.), pecaríes (Tayassu sp.) y venados (Odocoileus sp., Mazama sp y Pudu sp.) constituyen su predilección, pero se alimenta  por lo general  de lo que sea capaz de cazar con mayor rapidez, sin importar el tamaño de las presas que tiende a ser mediano. La dieta del jaguar se sujeta a la disponibilidad de la presa y a su vulnerabilidad. En muchas áreas donde el ganado es pastoreado en lo que inicialmente era el hábitat del jaguar, el ganado es una de las especies de presa más documentadas (Crawshaw 2004; Emmons 1991; Hoogesteijn & Mondolfi 1992). En la región de los llanos orientales, las presas naturales principales son: el chigüiro (Hydrochaeris hydrochaeris), el caimán (Caiman sp.), el pecarí de collar (Tayassu tajacu), el armadillo (Dasypus sp.) y algunas especies de tortugas (Podocnemis sp.) (Emmons 1991; Hoogesteijn & Mondolfi 1992).

Estado Poblacional

UICN: (NT) Casi  amenazado (Caso et al. 2008b).
CITES: Apéndice I (CITES 2007).
Colombia: Panthera onca centralis: (VU) Vulnerable (MAVDT 2005; Rodríguez-Mahecha et al. 2006a).
Prohibición de caza: Argentina, Brasil, Colombia, Guyana Francesa, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Surinam, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela. Caza restringida a “animales problema”: Brasil, Costa Rica, Guatemala, Méjico y Perú. Caza comercial: Bolivia. Sin protección legal: Ecuador y Guyana (Nowell & Jackson 1996).